productos de impulso

Productos de impulso

¿Qué es un producto de impulso?

 

Piensa en una tienda física.

Entras.

La recorres.

Y cuando has visto todo lo que tenías que ver, llegas al mostrador.

¿Qué te encuentras?

Un montón de productos colgados o colocados en pequeñas estanterías al alcance de tu mano.

En las tiendas de moda… ¿qué suele haber? Gafas de sol, colonias, bisutería, carteritas… complementos en general.

En una perfumería. Imagina que estás en una y vas a la caja a pagar… barras de labios en promoción, cremas o desodorantes de tamaño pequeño para el bolso, probadores de perfumes, cacao para los labios de colores y sabores. Ahora con la pandemia, ponen botellitas de gel hidroalcohólico…

¿En el supermercado? Los chicles, las pilas, las chocolatinas.

Si te fijas, todos los productos son pequeños y que muchas veces apenas necesitamos. Con precios muy reducidos, y que suelen tener algún atractivo…

Se necesita poca reflexión para comprar un cacao para los labios, una colonia barata, unos chicles…

Se necesita poco conocimiento sobre el producto para tomar una decisión de compra.

Tus ojos lo ven, incluso muchas veces son ofertas y la dependienta o dependiente, mientras va pasando con el scaner el resto de productos te lo ofrece…

«¿Te pongo esta cremita que tenemos en promoción?»… ¡Oh no! Promoción. Ha dicho una de las palabras mágicas…

Y tu cerebro inmediatamente hace «chin» si está en promoción… y si pronto se acaba la promoción…

¡El tema de la sensación de escasez da para otro post!

Si está en promoción, no puedo rechazarlo. Igual ahora no lo necesito, pero voy a aprovechar que ahora está rebajado para comprarlo, porque puede que cuando lo necesite me resulte más caro… E inmediatamente le respondes a la dependienta… «Vale sí, pónmelo…»

¡Picaste!

El producto de impulso ha cumplido su misión. La verdad sea dicha, que no te han dado opción…, ¡o sí?!, porque podrías haber dicho que no, perfectamente.

Por eso, ponte en el lado contrario. Si tienes un negocio físico. Una tienda, sea del tipo que sea… piensa en qué productos, pequeños, baratos, en promoción, podrías poner al alcance directo de tu cliente.

Pensemos ahora en un negocio digital.

Concretamente en una tienda online.

¿Dónde crees que podemos hacer que aparezcan estos productos de impulso, que recordemos que son, productos baratos, pequeños o con promoción y oferta (recuerda que estas dos últimas son las dos palabras mágicas) …

Vale. Está claro, que cada producto tiene que aparecer directamente en la categoría que le corresponde.

Con sus etiquetas, su descripción y todo lo que un producto cualquiera necesita en un ecommerce… pero, ¿si el cliente entra en tu web y no lo busca? No lo verá.

Y lo que queremos es maniobrar en la mente del cliente y que en el último momento… ¡zasca! aparezca en su pantalla.

Métele un pop-up en el carrito.

Con un par de productos baratos, en promoción (mostrando la fecha de fin de la promoción), con fotos bonitas y que resulten atractivas y con un título que enganche.

Haz que sea fácil. Que con un clic sea capaz de meter ese producto en el carrito, justo antes de proceder al pago.

¡Misión cumplida!. Tu cliente acaba de meter en el carrito un producto que apenas necesitaba y tú acabas de aumentar el ticket medio de compra…

En conclusión.. los productos de impulso funcionan muy muy bien en tiendas físicas. De echo, se le puede considerar producto de impulso a todo aquello que no venía anotado en la lista de la compra, pero, si la tendencia es a digitalizar las tiendas, tenemos que ir pensando en qué estrategias vamos a llevar a cabo para incorporar en nuestros ecommerce esos productos de impulso para colarlos en los carritos de nuestros clientes.

¿Has pensado ya qué productos de impulso tienes en tu tienda?

 

Escrito por Yolanda Maria Ausina ROsa

Más sobre esta categoría

0 Comments

0 comentarios

Enviar un comentario

Amanda’s Spot
Copyright © 2021 Company Name